Your browser does not support JavaScript!

La Agricultura Certificada y el Nuevo Paradigma de la Informacion

La Agricultura Certificada y el Nuevo Paradigma de la Informacion
Agricultura certificada proceso

Cada vez se escucha más hablar de agricultura certificada y sustentable. Es un movimiento al cual se van plegando mayor cantidad de productores, sin importar sus dimensiones. Diversos programas hay sobre la mesa, el juego se abre, hoy no basta con producir soja, los mercados más exigentes de Europa desean conocer bajo qué condiciones se realiza su producción. Buenas practicas Agrícolas (BPA) de AAPRESID, certificaciones bajo estándares internacionales CRS y RTRS, Soja EPA, son algunos de los protocolos que rigen la actividad. Inclusive varios pequeños productores pueden asociarse bajo un tutor y lograr las certificaciones.

Ahora bien calificar para alguno de los programas de agricultura certificada requiere cumplimentar una serie de requisitos y aquí la información ordenada, precisa y correctamente clasificada es el eje fundamental de la cuestión.

¿Qué datos debe conocer un productor para entrar en este mundo de agricultura certificada?

Mapa interactivo agricultura certificadaA modo de ejemplo mencionaremos algunos. Un mapa del campo, si es interactivo mucho mejor. El historial de cada lote, su rotación, manejo, historial de plagas, análisis de suelos vistos desde los aspectos de fertilidad, aguas y estudios sobre el grado residual de los pesticidas. Tener detalle de las maquinarias que se utilizan para las diferentes labores agrícolas, que agroquímicos se utilizan, cuál es su banda, grado de toxicidad y si las dosis aplicadas están dentro de los estándares permitidos. El consumo de combustible que cada labor conlleva. Las horas trabajadas tanto de los propios como la de los contratados. Las condiciones climáticas imperantes al momento de la pulverización, check-list de mantenimiento de las maquinarias, calibración de las mismas. Y tantos otros tópicos.

Y no alcanza con conocerlos y recitarlos de memoria al auditor a cargo del programa de certificación, hay que documentarlos, sacar índices, relaciones y su seguimiento en post de la mejora continua. Imaginar esta película sin la complicidad de un software de gestión, sería como verla en blanco y negro. Sin lugar a dudas el campo plantea nuevos desafíos donde la gestión de la información ha dejado de ser un actor de reparto para convertirse en el “Protagonista”.

Sebastian Carruegue,

Contador Público y Posgraduado en Agronegocios